Archivo de la categoría: Espacio público

De muros y éxodos

Las intermedias de EUA (martes 6 de noviembre 2018)

Llegó el día de las eleciones intermedias en Estados Unidos, y el resultado fue bastante apretado entre los demócratas y los republicanos, se dividen las cámaras, se paran ciertas propuestas y se revisan algunos acuerdos, especialmente el que sustituye al TLCAN. ¿Qué se queda y qué se va? El muro de Trump, por lo pronto, se queda en promesa de campaña, al haber obtenido los demócratas la mayoría en el sur de frontera. Aun así, Trump no pierde el tiempo y decide enviar una orden ejecutiva que modifique los acuerdos internacionales de refugio (protocolo de 1967), en la que solo se considerará como solicitante de asilo a quienes lo hagan en puntos regulares de los cruces fronterizos. Una disposición que se discutirá en las cortes y pasaran meses para que se resuelva, mientras las personas migrantes que logren llegar al sur de Estados Unidos podrán ser detenidas y las las familias separadas.

Éxodo centroamericano (sábado 10 de noviembre 2018)

Este escenario no es nuevo ni alentador especialmente porque hoy partieron de la ciudad de México prácticamente las casi 5000 personas que llegaron el lunes pasado al deportivo de la Magdalena Mixhuca. Durante asambleas que se hicieron diariamente se trazó la ruta por la que seguirán su camino hacia el norte a pesar de que varios organismos y defensores de derechos humanos les advirtieron del riesgo que corren al enfrentarse a lo que conocemos como la frontera vertical en la que se ha convertido México, especialmente cuando aparece el crimen organizado en todas sus variantes.

Un porcentaje menor de la población decidió tomar la propuesta de la OIM de regresar a Honduras, por lo que hoy también sale un avión con quienes hayan decidido esta ruta que, en principio, no es considerada como deportación.

Lo que sigue

Ayer me preguntaban qué seguiría, cuando las personas migrantes lleguen a la frontera. Que se regresen, los deporten o los coopte el crimen organizado, contesté. Mi respuesta fue automática, un tanto por la desazón de lo ocurrido durante la semana, las disputas entre el gobierno local y las organizaciones por tener el control (no se de qué), por los discursos xenófobos, lamentables, en las redes, por la falta de información en los medios de comunicación y el oportunismo de varios morbosos que iban al deportivo a hacerse la selfie. Aunada a la experiencia de 2016 en los campos de refugiados instalados en Grecia, de los cuales ya he dado cuenta en textos anteriores.

Con esa convicción y desazón, una aporia emocional, me encaminé al deportivo a saludar a mis amigas que llevaban toda la semana en campo, asistiendo y dando de comer a las personas. No es la primera vez que he estado en un campo, albergue, refugio o como se le quiera llamar, conozco varios en diferentes países. No me sorprendió lo que vi en primera instancia, dentro del caos imperante, funcionaba. Ya se habían establecido las reglas del juego y se sabía a quién acudir para que les auxiliara a sacar dinero del banco azteca que estaba a unas cuadras, a quién para que les diera de comer, a quién para preguntar por la salud de su hijo, a quién para preguntar por el paradero de un familiar y una larga de lista de a quiénes. Un submundo atravesado por lo público y lo privado, lo mismo que por lo institucional y lo clandestino.

Evidentemente no me llamó nada la atención que el discurso del gobierno y sus organizaciones fuera tan distinto de lo que observé y escuché las dos o tres horas que estuve sentada (literal) en una cubeta negra de plástico cargando a una bebé migrante mientras su mamá, una chica muy joven, escogía ropa para llevársela a Honduras (de las pocas que había tomado la opción de la OIM), al tiempo que acompañaba a la hermana Magda a que descansara, comiera, platicara o lo que quisiera. A eso había ido, a estar con la gente que da, que se entrega, y que responde por las voluntades colectivas (multitudes, diría Spinoza) en tránsito.

De las historias que ahí me contaron casi ninguna puedo transcribir pero fue como entrar en una ficción, en una novela negra, en una novela policiaca, donde la ficción y la realidad se entretejen. Lo trágico es que lo mismo que sucede en México sucede en Europa del Este, en Asia, en Africa, en el todo el mundo. A un problema global se le ha dado una solución global que evidentemente no está funcionando.

Lo que está por-venir

Las elecciones de Estados Unidos nos plantean un escenario nuevo que en la Unión Europea, por lo menos, ya se había visibilizado, redefinir los modelos de sociedad: la anacronía de lo multicultural está llegando a su fin de la mano de lo decolonial. Ambas prácticas teoréticas, condescendendientes con el liberalismo, incentivaron el epistemicidio y la diferencia para delimitar las clases, las etnias, las razas, el sistema sexo-genero, para ensancharlas, no para hacerlas equivalentes. El reto por-venir está en pensar, diagramar, diría Foucault, nuevamente las relaciones de poder y ahí esbozar otros modelos de sociedad.

Una imagen dice más que mil palabras

Anuncios

Cuando las crisis humanitarias se reducen a una presencia de logos

Empezaron a llegar las personas migrantes y refugiadas a la CDMX, cansadas, deshidratadas, lastimadas y violentadas en sus derechos por la ausencia de una política de asilo y refugio clara, donde, además, los jaloneos mediáticos entre gobernantes, instituciones, defensores de derechos humanos, organizaciones de la sociedad civil y academia no se hicieron esperar.

Después de veinte días que salió la caravana de Honduras, de cruzar tres fronteras administrativas y especialmente la frontera vertical, la más complicada de todas, la frontera en que se ha convertido México al asumir el compromiso con Estados Unidos y los organismos internacionales, de ser el tercer país seguro, no existen condiciones en la Ciudad de México para recibirles y darles un trato digno porque estamos en cambio de sexenio y varias personas, organizaciones y académicos están buscando su hueso mediante la economía del dolor que genera la movilidad humana en el mundo.

Caravanas han ido y venido por México, solamente que no se denominaban ni se concebían de esa forma porque estaban completamente invisibilizadas pues se subían a la bestia, no cruzaban por la ciudad y llegaban al norte del país. Una vez que la bestia dejó de ser la opción de miles de personas, alrededor de 400 mil cruzan anualmente nuestras fronteras, se buscaron otras rutas más caras y más peligrosas, al tiempo que las demandas de solicitud de asilo y refugio aumentaron.

La pregunta es por qué aumentaron las solicitudes de asilo y refugio en nuestro país cuando hemos sido un país de tránsito, de exportación de mano de obra barata desde hace casi un siglo. La repuesta es clara, cambiaron los contextos de la movilidad humana derivado de la mundialización de las economías, de la precarización de las condiciones de vida y la falta de oportunidades para tener una vida digna en los lugares de origen de las personas que migran, ya sea por las guerras civiles, el crimen organizado o las violencias generalizadas a población vulnerable, llámese niños, niñas no acompañadas, comunidad lgttbi y mujeres.

Evidentemente en este contexto de mundialización también los gobiernos son partícipes, pues externalizan sus funciones de velar por los derechos sociales a terceras personas; es decir, aplican el outsourcing del discurso de los derechos humanos a las organizaciones de la sociedad civil que han ido en aumento, algunas con poca capacidad de organización y otras con todo la experiencia para bajar recursos internacionales y posicionar su agenda en la política nacional de la mano de lo que dicta el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional.

En este escenario lo que al parecer importa menos es qué podemos ofrecer a quienes llegan a nuestro país buscando quedarse o seguir transitando hasta llegar a Estados Unidos, pues carecemos de la infraestructura institucional para otorgar una respuesta en 40 días a las solicitudes de miles de personas e incluso hemos sido incapaces de detener las deportaciones de nuestros connacionales por la falta de voluntad política.

En este escenario, ¿qué podemos esperar del gobierno saliente y el entrante?, un puente humanitario a cargo de la comisión de derechos humanos de la ciudad que en realidad es un puente político de unos cuantos, los que tienen el logo más grande hacen la política, los que tienen el logo más chico o simplemente no aparece su logo hacen el acompañamiento. Y mientas las personas migrantes y refugiadas son solo un pretexto para probar nuestra política de seguridad nacional y especialmente de tercer país seguro. Lamentable que la decisión haya sido ésta y no una hospitalidad incondicional como aparece en la constitución de la Ciudad de México recién estrenada.

AMLOVE Trump

En estas semanas hemos vivenciado un diálogo epistolar fuera de serie entre AMLO y Tump. Diálogo que sorprende por la premura de llegar a acuerdos entre un jefe de gobierno y un presidente electo que no entra en funciones todavía. Aunado a la premura (de ambos) de firmar el TLCAN a cambio de RETENER la migración centroamericana y mexicana hacia Estados Unidos, considerando cuatro temas de abordaje binacional: comercio, migración, desarrollo y seguridad.

Dos aspectos quiero destacar de la carta de AMLO: lenguaje empleado para referirse a la migración y asunción de complicidad en el tratamiento del fenómeno migratorio:

Lenguaje empleado:

(p.3) “financiamiento del desarrollo regional de sur a norte, puesta en práctica de proyectos para RETENER a la población en sus pueblos”.

(p.4) “se EVITARÁ, con ello, que los jóvenes de la región sigan emigrando hacia el norte en busca de trabajo”.

(p. 4) “Esta será la última cortina para RETENER trabajadores en nuestro territorio”.

Tres ejemplos, existen más, de que la migración mexicana es solamente un problema económico y no social. Tres ejemplos del uso de un lenguaje de criminalización de la movilidad humana. Tres ejemplos del desconocimiento del trabajo de fondo que ha implicado sumar a la redacción de la política pública con enfoque de seguridad humana y no de seguridad nacional.

Asunción de complicidad:

(p.6) “Si en este plan participamos Estados Unidos y México e incluímos a los países centroamericanos”. ¿Por qué no a la inversa? hubiera pensado que las primeras acciones de AMLO serían fomentar el diálogo con America del Sur y América Latina, no con quien ha usurpado el nombre de nuestro continente: “Make America Great Again”.

(p.7) “me anima el hecho de que ambos sabemos cumplir lo que decidimos y hemos enfrentado la adversidad con éxito”. sin palabras.

Trump responde inmediatamente con otra carta donde se lee lo siguiente: “Considero que una renegociación exitosa del TLCAN nos guiará a aún más empleos y mejor pagados para los empleados mexicanos y estadounidenses que tan duro trabajan, pero solo si lo podemos hacer rápido”.

Trump en su mismo tono breve y puntual no sorprende. AMLO, por el contrario, sí. Me sorprende su intención de complicidad con quienes nos han visto siempre como su patio trasero de cara a un fenómeno migratorio mucho más complejo que la propia seguridad fronteriza. Su inocencia, por decirlo de alguna forma, de creer que podrá instalar nuevamente una zona fronteriza libre en el norte del país. ¿Acaso no sabe que el negocio actual de cualquier país es la securitización de las fronteras? Y, finalmente, me sorprende su servilismo para firmar el TLCAN.

Existen en la arena nacional varias voces que endulzan el oido de AMLO, esperamos no se equivoque al escoger a quién escucha, algunos son más mediáticos que otros y se  empiezan a perfilar dos vertientes de un mismo proyecto que no inicia todavía. Solo espero no tener que ser oposición de la oposición los siguientes seis años.


https://es.scribd.com/document/384428879/Carta-de-AMLO-a-Trump-Documento#from_embed

Carta-de-Trump-a-AMLO

 

Seminario de Biopolítica y Autoinmunidad, inicia 24 de enero, Plantel San Lorenzo Tezonco UACM

Síntesis

Más de una década ha pasado desde el evento 9/11 y en 2015-2016 experimentamos diferentes formas de suicidio, usando la metáfora derridiana, en las democracias occidentales, como la guerra civil siria, la llegada de miles de refugiados sirios, afganos, iraquíes, a costas europeas. La consolidación del Estado Islámico de Levante (ISIS), organización que reconoce los ataques terroristas de París y Bruselas (de 2015 y 2016), pero también de distintos países en Medio Oriente.

Situaciones que si recapitulamos la historia de los siglos XX y XXI principalmente, podremos advertir que no son resultado de la casualidad. En todo caso, son resultado de lo que Derrida llama el “orden mundial”. En función de los anterior, en el Seminario de Problemas: Biopolítica y Autoinmunidad analizaremos cómo se ha conformado dicho “orden mundial” derivado del colonialismo histórico, los epistemicidios, y específicamente la biopolítica.

Ahora bien, cuando se habla de biopolítica en Foucault es necesario distinguir dos momentos: el primero, el que se refiere justamente a la “irrupción de la naturalidad de la especie dentro de la artificialidad de una relación de poder” (Foucault, 2008: 36); el segundo, en el que no solo afirma sino que estudia “el liberalismo como marco global de la biopolítica” (Foucault, 2012: 35). Ambas acepciones de la biopolítica están íntimamente ligadas con el proceso autoinmune dado que por una parte se refiere a “una técnica política” para controlar el medio; mientras que, por otro lado, se refiere a la racionalización del ejercicio del gobierno con el liberalismo como directriz ideológica.

En este sentido, el objetivo del seminario es estudiar, en primer lugar, las escuelas de pensamiento que circunscriben el andamiaje teórico de dos representantes de la escuela francesa (Derrida y Foucault) del siglo XX, particularmente el estructuralismo y el postestructuralismo. En segundo lugar, estudiar la obra en la que estos dos filósofos elaboran sus críticas al orden mundial, ya sea como biopolítica o autoinmunidad. En tercer lugar, cómo se vinculan dichos cuestionamientos con los filósofos de la periferia, pienso en el epistemicidio de Bonaventura de Sousa Santos, en la transmodernidad de Enrique Dussel, y en la necropolítica de Achille Mbembe.

Temario

Unidad I: Escuela francesa del siglo XX

Estructuralismo

Postestructuralismo

Principales representantes

Influencia en el pensamiento latinoamericano

Unidad II: Biopolitica.

Michel Foucault

Tecnologías del poder

Capital humano

Racionalización del ejercicio de poder

Unidad III: Autoinmunidad.

Jacques Derrida

Triple suicidio:

Simbólico y estratégico

El temor de lo peor está por venir

Calculo vicioso de la represión.

Unidad IV: Necropolítica

Colonialismo interno

Epistemicidio

Desplazamiento de las capacidades históricas asociadas al Estado-nación

Formas espaciales de reterritorialización

Borderización de la corporalidad

 

cartel-biopolitica_final

Más información en:

Seminario de problemas: Biopolítica y Autoinmunidad

Libro Cartografía de las fronteras. Diario de campo

 

Este diario es resultado de la observación realizada en tres zonas de convivencia fronteriza en tres continentes distintos (África, Asia y Europa), al tiempo que da cuenta del seguimiento mediático de los refugiados sirios, afganos e iraquíes que se suben a un barco con el objetivo de llegar a costas griegas o italianas, para posteriormente intentar llegar lo más al norte europeo que les sea posible, atravesando diversas “fronteras verticales”. Lo mismo que de los migrantes mal denominados económicos de varios países africanos que se quedan varados horas en las vallas de Ceuta, hasta que la policía migratoria los baja a palos para evitar que crucen la “frontera horizontal” del Mediterráneo. De la situación que viven los palestinos que día a día son acosados por los militares israelíes en los cruces y garitas de las “fronteras internas”. O las notas periodísticas que dan cuenta de los desalojos de lo que he denominado “las zonas de convivencia de limbo administrativo”, entiéndase los campos de refugiados que han crecido de forma irregular en diferentes zonas de convivencia fronteriza, como el de Calais (Inglaterra-Francia), o en el monte Gurugú (Marruecos-España), e Idomeni (Grecia-Macedonia).

Este diario también pretende esgrimir nuevos argumentos y un estilo de redacción teórico-filosófico que se desvincula del trabajo etnográfico y particularmente de los estudios migratorios. Es por ello que en la presente cartografía daré cuenta de este dinamismo fronterizo-conceptual, a veces asincrónico, contradictorio a los ideales del cosmopolitismo kantiano y a las concepciones hospitalarias de Derrida (otra investigación que me ha servido para deconstruir la política exterior de la Unión Europea de cara a la mal llamada “crisis de refugiados”).
Difícilmente en este diario de campo encontrarán los indicadores tradicionales de la demografía, la economía, o la sociología en un mapeo geográfico. En todo caso le he apostado a desmontar la práctica del derecho internacional y su universalidad, dando cuenta de los epistemicios y colonialismos que se hacen patentes en la política exterior vigente en la Unión Europea, especialmente en la práctica globalizada de externalizar las fronteras hacia los países africanos y de Medio Oriente con una cartografía epistemológica y estética.

Disponible en amazon a partir de 1 de diciembre 2016:

https://www.amazon.com/Cartograf%C3%ADa-las-fronteras-Diario-Spanish-ebook/dp/B01N8XPG9N/ref=sr_1_2?ie=UTF8&qid=1479143104&sr=8-2&keywords=roxana+rodriguez

PDF del libro digital:

Cartografía de las fronteras. Diario de campo

Iniciativas del gobierno actual. ¿Hacia dónde vamos?

Después de un par de años de observar y tratar de contrarrestar, mediante el análisis y acompañamiento a las organizaciones de la sociedad civil, las iniciativas del gobierno actual (entiéndase iniciativas como la agenda política, cuyas repercusiones no necesariamente son positivas para la sociedad), puedo ubicar cuatro áreas que destacan en la política actual: a) Reformas estructurales (mandato de Fondo Monetario Internacional), que obviamente incluyen el sector energético y fiscal. b) Reforma educativa. c) Desaceleración de la migración y cierre de fronteras (mandato de Estados Unidos). d) Represión de la movilidad social en todos los niveles. 

Al analizar con detenimiento cada una de estas áreas se puede observar una deceleración de la economía, del mercado interno, una ausencia del estado de derecho (de por sí ya inexistente en sexenios pasados) y un aumento del poder del Estado para reprimir e inhibir el avance hacia condiciones de bienestar social, observable en el aumento de la desigualdad económica prevaleciente, y en los altos niveles de pobreza.

a) De acuerdo al Fondo Monetario Internacional (FMI), las prioridades en materia de políticas, especialmente en países con economías emergentes, como el nuestro —donde además padecemos la afectación de la caída del precio del petróleo—, deben dirigirse hacia el crecimiento a largo plazo mediante la reforma tributaria y la organización del gasto. Referente a la caída del precio del petróleo, se sugiere que se ajuste el gasto público al ingreso petrolero (situación que se impone a la ciudadanía de a pie, pero no a los gobernantes). Finalmente, se recomienda (con urgencia) que se lleven a cabo las reformas estructurales que incrementen la productividad y eliminen los cuellos de botella en la producción.

Como se sabe, las reformas se echaron a andar desde el día uno del sexenio peñista. Han tenido descalabros pero eso no ha impedido que Videgaray siga impulsando, sin importar el costo social ni la sostenibilidad del medio ambiente, la aprobación inmediata de éstas. Especialmente la energética y la fiscal han sido bien recibidas por algunos sectores de la sociedad, los que ostentan los medios de producción, ya sean nacionales o internacionales, dado que por lo menos la energética implica la privatización de sectores que por muchos años estuvieron en manos del gobierno. La fiscal no es tan preocupante para las transnacionales dado que es de sobra conocido que en un país manufacturero como el nuestro, las utilidades de las transnacionales no se contabilizan en nuestra política fiscal, solo el gasto corriente. Obviamente otras reformas se quedaron en el tintero como la de telecomunicación y la electoral. La de telecomunicación porque se le regresó todo el poder a Televisa y la electoral por cuestiones de sobra fraudulentas (orquestadas por quienes controlan las instituciones, Lorenzo Cordova y Virgilio Andrade, responsable del Instituto Nacional Electoral y secretario de la Función Pública, respectivamente).

b) La otra gran reforma que urgía echar a andar era la educativa, y así lo hizo Chuayffet, primero eliminó a su enemiga acérrima, la Maestra Gordillo, y poco a poco fue desmantelando sus huestes políticas como se observa con la destitución de la sección XXII de la CNTE del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO). Aunado a que en años anteriores ya había eliminado la prueba ENLACE, una herramienta para evaluar a los maestros (requisito que había sido bastante polémico para su aplicación). Y si a eso le agregamos la confrontación constante con las normales en varios estados y la desaparición forzada de normalistas, solo me queda preguntar ¿hacia dónde se encamina la supuesta reforma educativa? Lo obvio es pensar que la reforma educativa se encamina a crear institutos tecnológicos que enseñen oficios y no fomenten el libre pensamiento, pues para atender las “recomendaciones” del FMI, especialmente el incremento de la producción (entiéndase maquila), nuestro gobierno cree erróneamente que al tener más mano de obra calificada y de bajo coste se podrán reducir los costos de producción y obtener más utilidades. Falso en la teoría, no así en la práctica, dado que tenemos una pirámide poblacional que por lo menos en dos décadas permitirá esta situación, es viable sostener ese supuesto crecimiento a costa de la explotación; posteriormente se invertirá la pirámide y seremos más los adultos mayores que los económicamente activos para poder realizar trabajos de manufactura. Las preguntas obligadas: ¿cuál es el papel de la academia en este tablero?, ¿esta reforma manufacturera de la educación impactará en las universidades públicas?, ¿el presupuesto que se le asigna a las universidades públicas y a los centros de investigación estará condicionado en función de las prioridades económicas? De innovación, tecnológica y desarrollo de patentes ni hablamos (aspectos que se verán afectados en cuanto se termine de afinar el Acuerdo Transpacífico, al final hablo brevemente de ello). Eso está descartado en una economía como la nuestra. Lo cual es una verdadera lástima porque existen casos como el de India que en pocas décadas dio el salto a la innovación tecnológica.

c) Referente al tema migratorio y de fronteras, éste es particularmente significativo porque por primera vez el gobierno mexicano toma una posición de abierta ofensiva; es decir, de evidente desaceleración de la migración y del cierre de sus fronteras, especialmente en el sur. En el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018 existe un esbozo del llamado Programa Frontera Sur, en las metas nacional 1 y 5: México en paz y México con responsabilidad global, respectivamente. En dicho Plan también se esboza un modelo de gestión y ordenamiento fronterizo que se deduce como política pública y está vinculado a cuatro situaciones particulares: 1) la securitización de la frontera; 2) procesos de integración con América Latina; 3) factores de desarrollo económico y productividad regionales; y 4) prevención y seguridad de migrantes en tránsito. El hecho que el gobierno mexicano haya decidido tomar ciertas medidas para desacelerar los flujos migratorios centroamericanos, como el Programa Frontera Sur (cuyo supuesto responsable es Mayans, pero quien realmente ejecuta es Osorio Chong), es una decisión que no se vincula con la protección de los derechos humanos de los migrantes ni con el enfoque de seguridad humana del Programa Especial de Migración, elaborado por las organizaciones de la sociedad civil en conjunto con la Unidad de Política Migratoria. Responde en todo caso a la política de seguridad nacional y de securitizacion de las fronteras. Aunado a que, hablar de un programa gubernamental de políticas públicas (Frontera Sur) que carece de un documento oficial, salvo por algunas referencias en páginas de internet del gobierno http://www.gob.mx/presidencia/…, resulta kafkiano.

Es evidente que existe un fuerte impulso del gobierno estadounidense para frenar y disuadir en diferentes niveles la migración centroamericana. El primer acercamiento obviamente fue con el gobierno mexicano y consistió en impulsar acciones de securitización como lo es el Programa Frontera Sur (y desistir en implementar el Programa Especial de Migración); el segundo momento consistió en negociar con los gobiernos centroamericanos, que por mucho tiempo se mantuvieron al margen de la problemática de sus connacionales en territorio mexicano, e incluso se beneficiaron con la corrupción que circunscribe los fenómenos migratorios y fronterizos. Lo que no es tan evidente es si estas acciones tendrán un desenlace fortuito para la región o si implicará el cierre de las fronteras con muros y/o vallas, como existe en el norte de México; y si se podrá frenar la corrupción o se alentará a los grupos criminales que obligan a los centroamericanos a migrar para “disuadir” la migración.

d) Finalmente, la represión de la movilidad social se da en todos los niveles y la hemos padecido desde el 1 de diciembre de 2012, y a la fecha no sabemos si fue la policía local o la federal la que se ensañó con los marchistas cuando algunos supuestos anarquistas empezaron a reventar la manifestación pacífica —una estrategia recurrente del gobierno local o federal en cada una de las manifestaciones que se han realizado a partir de la desaparición forzada de 43 normalistas—. Posterior a ello se han suscitado diversos eventos de masacre y desaparición forzada a manos del ejercito, de gobernantes, de policía local y de policía federal: Tlatlaya, Ayotzinapa, Apatzingan, San Quintín, Ostula (y los que no conocemos). Si analizamos cada uno de estos eventos encontraremos similitudes en el modo de operar de quienes ordenan la persecución, desaparición forzada y/o matanza de la sociedad civil. Nuevamente, Osorio Chong es el responsable de ejecutar las acciones conducentes para esclarecer cada uno de estos eventos. Pero a la fecha no se ha hecho nada para eliminar la persecución política ni de la sociedad civil ni de las autodefensas. Véase el caso Mireles, por ejemplo. Obviamente esta situación contrasta con la nula iniciativa del gobierno y, específicamente, de la responsable de la PGR, Arely Gómez, para frenar el crimen organizado (es morbo hablar de la fuga del Chapo).

¿Hacia donde vamos? La indignación no ha sido suficiente, cada vez sale menos gente a la calle a protestar por la constante violación de derecho humanos a manos del gobierno en todas sus modalidades: desde el alza del dólar, pasando por un aumento en los precios en el consumo interno, una depreciación del salario, hasta lo de sobra conocido, una ausencia del estado de derecho que se traduce en un aumento desmedido de la corrupción en todos los niveles de mando y que ha permeado a la sociedad civil. Lo problemático es que al “normalizar” la violación constante a los derechos humanos perdemos el miedo y nos acostumbramos a ello. Sin esperanza ni utopía. Simplemente esperamos a que nuestras condiciones de vida no se vean afectadas y si se ven afectadas entonces pensamos en corrompernos. Con un panorama así resulta sumamente complicado promover un cambio estructural. Y si me apuran, diría que al PRI le costó solo dos años normalizar la impunidad. ¿Qué pudiera ayudarnos a salir del atolladero? Un cambio de paradigma enfocado a la participación activa de la ciudadanía en la toma de decisiones y en el reconocimiento de la soberanía en manos de la sociedad y no de los gobernantes. Solo que para ello se necesita dialogar y, sobre todo, escuchar; invertir tiempo en sesiones de encuentros y desencuentros con los otros. Y asumir la responsabilidad que tenemos como ciudadanos frente al devenir de nuestra sociedad. La solución en realidad no es compleja, lo complejo es que la gente haga conciencia de ello.

Sería ingenuo pensar que estos temas no están conectados entre sí y éstos, a su vez, con acciones internacionales y compromisos económicos que el gobierno peñista ha firmado en diversos momentos. Uno de esos convenios que no podemos perder de vista es justamente el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TTP) que se encuentra todavía en definición y que evidentemente afectará áreas económicas como la de lácteos, textil, derechos de autor, uso de redes sociales, entre otros.  En este acuerdo participan varias económicas del mundo: Estados Unidos, Canadá, Japón, Chile y Perú (países con los que  México ya ha firmado un TLC), Singapur, Malasia, Nueva Zelanda, Australia, Brunei y Vietnam. Economías con algunos sectores más rentables que la nuestra. De igual forma, la urgencia de privatizar territorios comunales en el sur del país, específicamente Tapachula, alude a la construcción de una ruta de paso de flujos de capitales y productos (no así de personas) que permita tener geopolíticamente conectado el Pacifico sin tener que usar el Atlántico (e incluso sin tener que usar el canal de Panamá). No está de más decir que al momento en que este acuerdo se firme, las perspectivas de desarrollo de las regiones serán distintas y los apoyos económicos también tomarán una dirección diferente.

 

 

¿Qué es el programa frontera sur? Especial de Animal Político

Animal Político preparó un proyecto especial para hablar sobre el Programa Frontera Sur que presentó el presidente Mexicano el año pasado. Este proyecto multimedia que conjunta la participación de diversos participantes, académicos, defensores de derechos humanos, organizaciones de diversa índole, se titula Programa Frontera Sur: Una cacería de migrantes y lo pueden consultar en el siguiente link: http://www.animalpolitico.com/caceriademigrantes/index.html

La parte de “Expertos” está dedicada para discutir sobre lo que creemos es el Programa Frontera Sur, y digo creemos porque no existe un documento como tal. Les invito a que conozcan este proyecto y participen en el foro de discusión:

PREGUNTA 1: ¿Qué opina de los resultados del Programa Frontera Sur hasta el momento?

http://www.animalpolitico.com/caceriademigrantes/pregunta01.html

PREGUNTA 2: Tras la llamada ‘crisis de los niños migrantes’, ¿considera que el Gobierno de EU participó de alguna manera para contener el flujo de migrantes en la frontera con Guatemala?

http://www.animalpolitico.com/caceriademigrantes/pregunta02.html

PREGUNTA 3: México asegura que impide a los migrantes subir a ‘La Bestia’ para “protegerlos”. ¿Considera que efectivamente corren menos peligro?

http://www.animalpolitico.com/caceriademigrantes/pregunta03.html

PREGUNTA 4: Se habla mucho del rol de EU y México como países que buscan contener el flujo migratorio. Pero, ¿cómo analiza el papel de Centroamérica?

http://www.animalpolitico.com/caceriademigrantes/pregunta04.html