Archivo del Autor: roxanarodriguezortiz

Acerca de roxanarodriguezortiz

ensayista, literata y filósofa de las fronteras

Perspectivas de la economía política mexicana para el siglo XXI

Este semestre imparto filosofia de la economía en la Licenciatura de Filosofía e Historia de las Ideas en la UACM. Hace un par de años decidí que era importante para nuestros estudiantes conocer el funcionamiento de la economía mexicana para hablar desde la filosofía y es por ello que el trabajo de certificación que les solicito tiene precisamente que ver con las perspectivas de la economía política mexicana.

Impartir filosofía de la economía este semestre que ya está por concluir era particularmente importante por el cambio de gobierno, la supuesta Cuarta Transformación, como la ha denominado López Obrador, y era un buen momento para tener expectativas sobre el Plan Nacional de Desarrollo (PND) 2019-2024. Expectativas que como ha sido con el inicio de este sexenio van a la baja y un ejemplo de ello es precisamente la propia redacción del PND.

La semana pasada se publicaron dos documentos denominados Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024, uno en la Gaceta Parlamentaria de la Cámara de Diputados y el otro en la página de internet de Lopez Obrador. Empecé leyendo el segundo pensando que era el primero y después de leer las casi 70 páginas de una retórica cargada de mesianismos me informaron que ese no era el oficial. No termino de entender por qué se distribuyeron de forma simultánea dos documentos con el mismo nombre y que además comparten contenido, pero que dejan mucho que desear para definir el devenir de la agenda política, económica y social del país en los siguientes cinco años.

Después de la confusión empecé a leer el segundo, otra vez un documento sin pies ni cabeza donde no quedan claros ni el para qué, mucho menos el cómo. El PND de este sexenio carece de un diagrama inteligible, por lo tanto una estructura adecuada, que hace evidente la falta de visión y perspectiva no solo en la ausencia de las metas sino en la carencia de estrategias e indicadores bien definidos, que se reducen posiblemente a buenas intenciones no así a buenas prácticas.

En el PND de López Obrador, éste afirma que va a acabar con el sistema neoliberal, habla, describe el neoliberalismo que inicia con De la Madrid hasta el 1 de julio de 2018:

Tenemos ante el mundo la responsabilidad de construir una propuesta posneoliberal y de convertirla en un modelo viable de desarrollo económico, ordenamiento político y convivencia entre los sectores sociales. Debemos demostrar que sin autoritarismo es posible imprimir un rumbo nacional; que la modernidad puede ser forjada desde abajo y sin excluir a nadie y que el desarrollo no tiene porqué ser contrario a la justicia social.

https://lopezobrador.org.mx/2019/05/01/plan-nacional-de-desarrollo-2019-2024/?fbclid=IwAR34yHCegIwN_So8tRHH90EZM80GrMA3New19qZEuHRZt-kawKmQZw1a9sY

Ideológicamente hablando pudiera decir que estoy de acuerdo con ello; sin embargo, al leer el otro PND, este discurso mesiánico carece de propuestas claras más que de una política asistencialistas que ya vimos no funcionó durante la economía mixta de fronteras cerradas.

De acuerdo al tercer objetivo general del PND denominado Desarrollo Económico (lo otros dos son Justicia y Estado de Derecho, y Bienestar), cuyo objetivo consiste en: “aumentar la productividad, promover el crecimiento económico equilibrado, así como garantizar un desarrollo igualitario, incluyente y sostenible a lo largo de todo el territorio”, se plantean 10 (sub)objetivos que contemplan, entre otros, inclusión financiera en todos los niveles de inversion, creación de empleos, innovación y competencia, estabilidad macroeconómica, política energética soberana, desarrollo de una red de transporte y comunicaciones, desarrollo agropecuario, desarrollo turístico, y reducción de emisiones de gases.

Para comprender hasta dónde posiblemente le va a alcanzar a Lopez Obrador en estos cinco años es importante leer su PND, que seguramente es parte de los discursos de campaña que hizo y es lo que él espera cumplir este sexenio, previendo, como lo dice en el otro PND, que en 20 años se habrán logrado todos los objetivos de la 4T. En función de lo anterior, preveo que en este sexenio le alcanza para lo siguiente:

  1. seguridad nacional via Guardia nacional, entendiéndola como militarización del país y el costo que eso trae consigo para la sociedad (aunque he escuchado mucha gente que está a favor de ello).
  2. asistencialismo, via todos los programas de bienestar que ha planteado en diferentes momentos, incluso aquellos que tiene que ver con “rescate del campo”.
  3. inversión en proyectos regionales: Tren Maya, Istmo de Tehuatepec, Zona libre de la frontera norte, y aeropuerto internacional “Felipe Ángeles” (Santa Lucía).

Incluso si López Obrador lograra instalar los tres aspectos arriba mencionados como parte de su estrategia nacional, lo cual me parece bastante perverso y poco creativo, no erradica de ninguna manera el neoliberalismo sino que justamente le da continuidad puesto que por lo menos los proyectos regionales están encaminados a abrir la rutas de transporte para competir con el Canal de Panamá una vez que se firmó el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica que no necesariamente redituara en un incremente del mercado interno.

Es decir, una vez más se apostó por la fácil y no por el cambio. Veremos si MORENA logra quedarse en el poder 20 años que le llevará a Lopez Obrador la Cuarta Transformación.

Ontología de la muerte

En memoria de mi hermano

Inicié este semestre con una asignatura que no había querido impartir por temor a no comprender ni poder transmitir adecuadamente la diferencia entre ontología y metafísica, a pesar de que mis investigaciones fronterizas cruzan precisamente la ontología social en sus diferentes contextos limítrofes. 

Como hago cada que inicio con un programa de estudios nuevo, busco lo que hay en otras universidades, me acerco a los teóricos, descarto a los desconocidos o a los que he leído poco y me quedo con la bibliografía que es más familiar. Este semestre no fue posible porque abordar la ontología como disciplina sin leer a los clásicos es un error epistemológico. Así que tuve que echar mano de esos filósofos que había reservado para mi retiro, especialmente Aristóteles y Descartes (de quienes quedé gratamente intrigada por su claridad filosófica).

Programé el curso de manera lineal cronológica, empezando con Parménides y terminando con Jean-Luc Nancy, pasado por los griegos, escolásticos, modernos, ilustrados, para cerrar con la escuela francesa de mediados del siglo XX.

Como en otros cursos, al inicio del semestre les planteé a los estudiantes un postulado, que consistía en pensar la ontología sintética, una vertiente que ya había propuesto durante el seminario de filosofía de la tecnología que combina inteligencia artificial, células madre, biopolítica, para tratar de entender las implicaciones deontológicas, políticas, éticas, estéticas a las que nos convoca el presente siglo.

¿Qué entiendo por ontología?

Conforme fuimos avanzando en las lecturas se me fue aclarando y diluyendo el temor de no comprender adecuadamente la diferencia entre ontología y metafísica, para ello desarrollé una propia definición con cuatro características:

1. identificar el método en cómo se aborda el ser entre uno y otro autor;

2. identificar el alcance del mismo (ejemplo: diferencia entre trascendencia e inmanencia);

3. identificar el predicado, la enunciación del ser es en función de un principio que hace posible la cuarta variante y la definición como tal:

4. redactar una definición: ontología es “el principio” que seexplica a sí mismo; mientras que metafísica es “el principio” que no seexplica a sí mismo.

Entiendo por principio cualquier cosa: sustancia, d(D)ios, elemento, energía, universo, causa, origen, cualquier característica enunciada y cualquier cosa en la que se quiera creer y por eso lo pongo entre comillas pues de ello (del “principio”) también depende el alcance y el predicado. Es decir, estas cuatro características son interdependientes para explicar la diferencia entre ontología y metafísica.

Hablo de principio aunque al reconocerme como derridiana desestimo como tal el principio, pues de éste deviene la metafísica de la esencia, la metafísica de la presencia, con la que no coincido pues es aquella que privilegia un origen, por tanto, un fin (en Kant esto queda ampliamente demostrado), como se observa en Aristóteles (una metafísica teleológica), cuya esencia es una única sustancia (Dios en Descartes) que trasciende en términos judeocristianos “el más allá de la muerte”. Derrida, por su parte, habla de una huella (y un acontecimiento), esa que a su vez se deconstruye y no tiene inicio ni fin, no es esencialista, puede ser eterna y no sólo infinita. Entonces, pedagógicamente uso principio para abstraer lo que le da forma, contenido, si se quiere origen, al ser, pero no en términos estrictos, sino metafóricos y aporéticos.

Hasta aquí iba mi curso de ontología, fluyendo a la par de la transición entre el invierno y la primavera, como sucede con los primeros meses del año donde las jacarandas iluminan nuestro entorno y respiramos el inicio de un ciclo nuevo. Ese era mi sentir hasta que la fugacidad de la muerte de mi hermano menor irrumpió la dicha de mi aprendizaje ontológico y le dio un giro a mis indagaciones. Me ausenté por quince días del aula. Un viaje interior que hizo replantearme la ontología, en particular si era posible hablar, aplicar algún método a la ontología de la muerte. 

Han pasado semanas y ahora creo que puedo responderme algunas preguntas sobre su muerte, sobre la muerte: ¿por dónde iniciar a hablar de la muerte?, ¿cómo darle forma a lo ininteligible de la pérdida de un ser amado?, ¿dónde colocar el dolor del duelo en la historia del ser y en particular de quienes sufrimos la ausencia, el vacío, el desgarramiento? ¿en dónde situar la ontología de la muerte?

I Ontología vs metafísica

Puedo decir que hasta Spinoza (siglo XVII) no hay un filósofo que le de contenido a la propuesta metodológica que voy a desarrollar a continuación sobre la ontología de la muerte, pero es imposible entender a Spinoza sin comprender la superación epistémica en que incurre cada uno de sus predecesores con respecto al ser, desde los Miletos hasta Descartes. 

Entiendo por superación (no el sentido dialectico hegeliano) la exégesis en la que incurre cada filósofo que lee a su antecesor de forma aporética para explicarse el principio u origen del ser, como también lo hizo Spinoza con Descartes, contemporáneos ambos en un contexto particular de la historia de las ideas donde la ciencia revolucionaba la creencia de la existencia de Dios.

Descartes, fiel a la tradición, se decantó por la metafísica; Spinoza, irruptor de la fe, se decantó por la ontología. Cómo lo sabemos, si leemos sus textos nos daremos cuenta de ello. Descartes en sus meditaciones explica cómo justamente la metafísica es “el principio”, entendido como Dios, que no seexplica a sí mismo, especialmente en la segunda meditación, pues el entendimiento que le da forma al yo soyse encalla en el alma, y el alma deviene como sustancia pura de Dios, haciendo a un lado, evidentemente, al cuerpo y sus sentidos porque nos confunden y dan forma a los prejuicios. De ahí su cogito ergo sum, pienso, luego existo.

Spinoza, por su parte, alude a Dios como un ser absolutamente infinito y eterno que, a diferencia de Descartes, no es el principio de sí para dar cause a otras substancias, sino que es entendido y demostrado geométricamente (mediante un conjunto de definiciones, axiomas, postulados, leyes, proposiciones y escolios) como una (y no única) sustancia de infinitos atributos. Es decir, el Dios de Spinoza, a diferencia del de Descartes, es naturaleza causada, potencia en acto que carece de finalidad. El Dios de Spinoza como naturaleza es inmanente: es y está en sí, es la característicaque genera y es generado el mundo existente. Para Spinoza, a diferencia de Descartes, el cuerpo es fundamental, no solo el alma. Sobre ello volveré más adelante.

II Lo real e irreal de la muerte

Poco más de un mes ha pasado, un mes de duelo, donde lo más complejo de entender fue justamente la diferencia entre lo real y lo irreal de la muerte. Es decir, la muerte como tal es completamente real, no así la distorsión de los sentidos en los que incurrí con el profundo, desgarrador y desconocido dolor que me ha tenido varias semanas en un estado catatónico de poco entendimiento y discernimiento. 

Hasta ayer pude enunciar en terapia el sentido de lo real y lo irreal de la distorsión de los sentidos que me provocó el dolor de la pérdida, para explicarlo empleo una experiencia de vida, de observación fronteriza.

Hace tres años estuve en Israel y Palestina, una semana de viaje en solitario cruzando la que desde mi perspectiva es la frontera más enigmática de este siglo. Espacio y tiempo difuminado en un presente cercano tan distante de nuestro occidente en varios sentidos me permite pensar no solo en lo atemporal de nuestra existencia, sino también percibir la distorsión de los sentidos en el recorrido al Mar Muerto que uso de forma analógica para referirme a lo vivido recientemente.

La visita al Mar Muerto, al estar 450 metros bajo el nivel del mar, provocó que, debido incluso a que soy una persona de presión baja, resultado de tantos años de nadar, el efecto inmediato fuera una distorsión de los sentidos, especialmente la vista y, la percepción (como entienden los budistas el sexto sentido), que hizo posible imaginar ese “principio” u “origen” no solo de la civilización, sino también de la fe. En el Mar Muerto entendí la complejidad de la situación palestina y la obsesión de la Tierra Prometida de los israelíes como una suerte de epifanía. 

Gracias a la experiencia y memoria de este viaje también puedo ponerle palabras a lo que siento. Enunciar la tragedia para explicar mi existencia y relación con la muerte. Es decir, lo irreal, aquí incluso podríamos pensar que Descartes no se equivocaba (dudar), está dado por los sentidos, pero sin la deconstrucción del entendimiento y discernimiento entre lo real y lo irreal no es posible entender la inmanencia de Spinoza.

Si todavía me siguen hasta aquí, espero no me malinterpreten, no afirmo ni lo haré nunca que el muerto pasa a un estado inmanente después de la muerte, no, incluso Spinoza en eso es muy claro: “ninguna razón me impele a afirmar que el cuerpo no muere más que cuando ya es un cadáver” (Prop. XXXIX, Libro Cuarto de la Ética). Afirmo, en todo caso, que la capacidad de afectar y ser afectado con la muerte hace inmanente al ente sufriente (entendido el ente como las diferentes maneras de ser de la(s) sustancias).

En el Libro tercero de la Ética, Spinoza desarrolla un glosario para explicar la parte medular de su sistema filosófico sobre los afectos (afecciones del cuerpo por las cuales aumenta o disminuye la potencia de obrar de ese mismo cuerpo). De ésta se desprenden tres afectos que le dan forma al glosario con el que termina este apartado, éstos son el deseo, la alegría y la tristeza que funcionan como los colores primarios para definir los otros afectos. Como tal, Spinoza no habla de sufrimiento, pero la tristeza en sí enuncia la melancolía y el dolor al ser un acto por el que resulta disminuida o reprimida la potencia de obrar. 

Entonces, al verse disminuida la potencia de obrar del ser doliente se provoca la distorsión de los sentidos, y la afectación de su existencia, convirtiendo el recuerdo del ser amado en una memoria atemporal e inmanente (no trascendente) de quien ya ha muerto.

III Ontología de la muerte

Para cerrar, Derrida tiene varios textos dedicados a la muerte, a la suya que entendía pronto llegaría, como a la de sus amigos que se adelantaron. También tiene un texto bellísimo donde explica la muerte como frontera en relación con el Daseinde Heidegger, titulado Aporías. En este texto deconstruye el sistema filosófico de Heidegger, quien intentó demostrar una ontología (con el ser-para-la-muerte), pero según Derrida no logró zafarse de la metafísica: “no se puede pensar la finitud originaria sin retirarla de un modo infinito, ni se puede pensar el ser-relativamente-a-la-muerte sin partir de la inmortalidad. Como ocurre casi siempre, Heidegger está aquí del lado de Kant, de este lado de aquíde la finitud” (p. 95).

Con este texto intento probar que el duelo es inmanente y no trascendente, el ser no es para la muerte, la muerte está en el ser que sobrevive la pérdida de una existencia atemporal infinita y eterna que solo se puede comprender como menciona Souriau en un texto también bellísimo titulado Los diferentes modos de existencia: “si es verdad incluso que es preciso, para aprehender el universo en su complejidad, no solamente volver al pensamiento capaz de todos los rayos multicolores de la existencia, sino incluso de una luz nueva, de una luz blanca que los una en la claridad de una sobreexistencia que sobrepase todos esos modos sin subvertir su realidad (p. 99)”.

Frontera hospitalaria: México y su política migratoria de puertas abiertas

Como estudiosa de las fronteras, lo que desde hace un par de días observo en la frontera sur de nuestro país es una frontera hospitalaria. Una nueva categoría para el modelo epistemológico de la frontera que desarrollé ya hace varios años y que a la fecha contaba con seis categorías: frontera subjetiva, frontera socio-histórica, frontera de la securitización, frontera glocal, frontera vertical y frontera horizontal (Rodríguez, 2016).

Esta nueva categoría de frontera hospitalaria era la utopía de muchas, una apuesta teorética que permitía dialogar a varias disciplinas con enfoques distintos, desde la socioantropología hasta la filosofía, pasando por el derecho, pues existía la necesidad no solo de evidenciar la vejación de los derechos humanos de las personas migrantes y solicitantes de refugio en su tránsito por México, sino también de proponer políticas públicas en un contexto de neoconservadursimo en el discurso antiinmigrante y xenófobo, de corrupción y crimen organizado regional, desde el triángulo norte (Guatemala, El Salvador, Honduras) hasta Estados Unidos.

Pensar, imaginar, una frontera hospitalaria se convierte en el primer momento de la culminación de una larga investigación (Rodríguez, 2014). A lo que nos convoca ahora una frontera de puertas abiertas es a implementar modelos de sociedad, armonizados con la política igualmente hospitalaria, que se traduzca en derechos sociales para las personas migrantes y refugiadas en materia de salud, educación, vivienda y trabajo que, de acuerdo a lo previsto en el Plan de Desarrollo Integral para Centroamérica, es a lo que se compromete el gobierno actual .

Podría, y quiero, incluso afirmar que Derrida no estaba equivocado, existe una hospitalidad incondicional, solo era cuestión de voluntad política, aunque algunos afirman que es resultado de los acuerdos de Marrakech y del Pacto Global Migración.

Información actualizada 11:00 hrs: El @
INAMI_mx
ha registrado a 2835 adultos migrantes provenientes de El Salvador, Honduras, Guatemala, Nicaragua, Haití y Brasil como solicitantes de la tarjeta de visitante por razones humanitarias. #
MigraciónOrdenada
@
SEGOB_mx

Desafortunada o afortunadamente siempre queda la duda, la sospecha del oficio que nos hace buscar incluso bajo las piedras para corroborar que la intuición no se confunde con la percepción. Los hermeneutas dirían que es necesario identificar los hechos, digo que no es suficiente. Las imágenes y las cifras del Instituto de Migración podrían darnos esas certezas, pero es solo un eslabón de la frontera. El otro es lo que dice la gente:

“No hay que dejarse poner ese grillete, para dárselo a uno le piden las huellas y ahí es donde lo fichan”, decía un señor que no había ido a la aduana. “Lo único que buscan es separarnos”, dijo otro, “que nos quedemos cinco días dispersos y luego ya perdemos fuerza como caravana”. Dos mujeres se unieron al grupo y una proclamó que ella había hecho el proceso, pero que luego le dio desconfianza y se arrancó el brazalete. “¡Pero ya fuiste a dejar tus huellas!”, le reprendió uno. Avergonzada, la mujer respondió: “Es que yo no sabía”, y le citaron a la hondureña de ojos amarillos que al parecer había sido fichada en una ocasión anterior por el gobierno mexicano, y luego agregaron su propio remate: resultó que esos datos habían sido enviados al gobierno hondureño para que la persiguiera.

https://elfaro.net/es/201901/centroamerica/22900/El-nuevo-gobierno-mexicano-abrió-las-puertas-a-la-caravana-migrante.htm?fbclid=IwAR3ryu6MRzGXs974goyzHWdyzUw3jhZ7drGB-7U13r7WOeGh6fbkKfnzObE

Lo cierto es que por esta primera (y espero no única) ocasión, las personas migrantes y solicitantes de refugio caminaron por la frontera de Tapachula con libertad, como si estuvieran en su casa. Muchas decidieron aceptar la visa que el gobierno mexicano les ha ofrecido, otras siguen su camino al norte sin dicha visa, qué les pasará en el camino, no lo sabemos. Algunas personas llegarán a la frontera con Estados Unidos, otras quizá se regresen o decidan en el trayecto cambiar de opinión y aceptar la visa. Por primera vez, y espero que no a manera de excepción, tenemos una frontera hospitalaria no condicionada.

http://notinucleo.com/estado/llegan-primeros-migrantes-de-la-caravana-a-tapachula/

Considero que esta estrategia de frontera de puertas abiertas evidencia una apuesta distinta de política migratoria en consonancia con lo acuerdos internacionales que abarca cuatro aspectos fundamentales: el gobierno mexicano, aunque asume características de tercer país seguro, otra manera de externalizar la frontera norte, no le apuesta a una política de seguridad nacional como lo observamos en el sexenio pasado; “la humanización” de la política migratoria tiene un reto mayor, erradicar al crimen organizado que forma parte de la economía de la movilidad humana (polleros, narcotráfico, trata); fortalecer un estado derecho sin necesidad de seguir contratado los servicios (outsourcing) de las organizaciones de la sociedad civil, salvo las de la ONU; y comprobar que el desarrollo integral de la región no será una reforma laboral regional en menoscabo de los derechos sociales de las personas migrantes ni de las solicitantes de refugio ni de las comunidades receptoras.

Taller Escritura Creativa / febrero 2019 / CDMX

El próximo año impartiré un taller de escritura creativa en dos turnos (matutino y vespertino) para quienes deseen adentrarse en el arte de expresar desde sus propios recursos y experiencias de vida. Abierto al público en general que ya tenga disciplina de escritura, sin importar el género literario al que se enfoque.

Cada taller cuenta con 16 sesiones de trabajo de dos horas y se divide en cuatro módulos de cuatro sesiones cada uno:

Módulo 1: Qué y cómo expresar. Técnicas y recursos literarios.
Ejercicios de escritura creativa y lectura de los mismos en cada sesión.
Módulo 2: Estilos de escritura creativa y tendencias. Análogo o digital.
Ejercicios de escritura creativa y lectura de los mismos en cada sesión.
Módulo 3: Cómo y por qué editarse a uno mismo. La importancia de corregir estilo.
Ejercicios de escritura creativa y lectura de los mismos en cada sesión.
Módulo 4: Esquemas de publicación. Tradicional o e-book.
Ejercicios de escritura creativa y lectura de los mismos en cada sesión.

Horarios

Matutino: viernes de 11-13 horas.

Vespertino: lunes de 18-20 horas.

Costo

Por taller $4,800.00 pesos.

Pagando antes del 1 de febrero $4,000.00 pesos.

Ubicación

Portales norte, CDMX.
Empezamos el 11 de febrero.


Inscripción e información por correo electrónico: roxrodri@gmail.com
Cupo limitado. 
Módulo 1: Qué y cómo expresar. Técnicas y recursos literarios.
Ejercicios de escritura creativa y lectura de los mismos en cada sesión.
Módulo 2: Estilos de escritura creativa y tendencias. Análogo o digital.
Ejercicios de escritura creativa y lectura de los mismos en cada sesión.
Módulo 3: Cómo y por qué editarse a uno mismo. La importancia de corregir estilo.
Ejercicios de escritura creativa y lectura de los mismos en cada sesión.
Módulo 4: Esquemas de publicación. Tradicional o e-book.
Ejercicios de escritura creativa y lectura de los mismos en cada sesión.

Pacto Global Migración. Reto o realidad de una reforma laboral mundial

Hace unas horas se firmó el el primer pacto migratorio mundial en Marrakech, Marruecos, cuyo propósito principal es trabajar en beneficio de una migración ordena, segura y regular a nivel mundial.

Más de 150 países integrantes de las Naciones Unidas, incluido México, firmaron el pacto que no será vinculante; es decir, los gobiernos no están obligados a ejecutarlo en su territorio. De ahí que se desprenda su primera limitante, la segunda corresponde a la negativa de Estados Unidos, Israel, Australia, Chile, Hungría, Austria, Polonia, República Checa, Eslovaquia y Bulgaria, a firmarlo.

No es casualidad que sean precisamente estos países, pues son los que tienen el índice más alto de flujos migratorios, algunos de tránsito, casi todos los europeos, incluyendo Italia, que no se presentó, y cuyas últimas acciones han ido en la línea antiinmigrante derivado del crecimiento de la ultraderecha en una franja particular de Europa. Mientras que Estados Unidos, Australia y Chile, son países normalmente de destino y en las últimas décadas su política migratoria ha sido bastante restrictiva.

El Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordena y Regular de la ONU, contempla 23 objetivos, entre los cuales destacan:

hay algunas genéricas como la cooperación para abordar las causas que motivan la migración o mejorar las vías de migración legal. Pero también hay compromisos concretos, como medidas contra la trata y el tráfico de personas, evitar la separación de las familias, usar la detención de migrantes sólo como última opción o reconocer el derecho de los migrantes irregulares a recibir salud y educación en sus países de destino.

https://news.un.org/es/story/2018/07/1437842

Después de 18 meses de estar trabajando el documento final, casi todos los países firmantes están seguros que es el primer gran paso de la transformación al tratamiento que a la fecha se ha dado al fenómeno migratorio en el mundo, donde prevalece la criminalización, precarización y violación constante de los derechos humanos de las personas migrantes.

Un pacto humanitario, multilateral y solidario que compromete a las gobiernos, por decir lo menos, a una reforma laboral regional, si consideramos, especialmente, los siguientes objetivos:

18. Invertir en el desarrollo de aptitudes y facilitar el reconocimiento mutuo de aptitudes, cualificaciones y competencias

19. Crear las condiciones necesarias para que los migrantes y las diásporas puedan contribuir plenamente al desarrollo sostenible en todos los países

20. Promover transferencias de remesas más rápidas, seguras y económicas y fomentar la inclusión financiera de los migrantes

21. Colaborar para facilitar el regreso y la readmisión en condiciones de seguridad y dignidad, así como la reintegración sostenible

México no será la excepción, pues es uno de los países, junto con Suiza, que ha liderado la negociación y no es causalidad: desde la firma Plan Puebla-Panamá, después el Plan Frontera Sur, y ahora la prerrogativa de tercer país seguro, la política fronteriza nacional se ha encaminado justamente a “integrar” a la región conformada por los países del triángulo norte (Guatemala, El Salvador, Honduras) para evitar que sigan cruzando por la frontera vertical en que se ha convertido México y lleguen a Estados Unidos.

De tal suerte, el incipiente Plan Integral de Desarrollo que presume Marcelo Ebrard, en su cuenta de twitter (@m_ebrard), donde afirma que está organizado en cuatro capítulos (origen de la migración, tránsito de los migrantes, destino y retorno), se explica de la siguiente forma:

El objetivo de México es convertir en oportunidad lo que, hasta ahora, se ha considerado un desafío. Se calcula que más de 200.000 migrantes transitan de forma irregular cada año por el país. A la crisis económica se suma la violencia y la inestabilidad política en países como Honduras y el aumento en los migrantes climáticos que huyen de Guatemala. Ante la insostenible situación de Centroamérica, México pretende erigirse en garante de sus vecinos para lograr los recursos necesarios.

https://elpais.com/internacional/2018/12/09/mexico/1544317697_664385.html

El principal reto para que este plan de migración con Centroamérica se haga realidad consiste en que Estados Unidos lo financie, situación que es bastante probable porque forma parte de los acuerdos binacionales vigentes y fue la moneda de cambio para la firma del T-MEC, aunado a que, de realizarse, le podría dar forma a la cuarta transformación que promocionó en campaña López Obrador, que, entre otros, pretende reactivar la economía del país mediante echar a andar diversos megaproyectos de obra pública:

Según las fuentes consultadas, el primero de ellos sería la construcción de la refinería de Dos bocas, en Tabasco, cuyas obras comenzaron este domingo; después el tren Maya, el tren del istmo y los planes de reforestación en Chiapas. En cada una de esas obras, según los datos que maneja la Cancillería, se emplearían a unos 10.000 trabajadores y, al menos la mitad, serían centroamericanos.

https://elpais.com/internacional/2018/12/09/mexico/1544317697_664385.html

Lo que se firma en la ONU es un pacto de buenas intenciones que pretende suavizar la política de tercer país seguro que lleva varios años encaminada a frenar la migración fuera de las fronteras de los estados receptores, sean países europeos, americanos o de otros continentes, como Australia, que también ha recrudecido sus políticas. El tema es que no se establece el cómo y, como lo dije al principio, cada país definirá si lo aplica o no. Tampoco se considera una política fronteriza de seguridad humana.

Posicionamiento ante evidencias de fraude en elección de rector UACM

Ciudad de México, 8 de diciembre de 2018

A Galdino Morán

Al Consejo Universitario

A los Coordinadores de área

A la Comunidad Universitaria

Universidad Autónoma de la Ciudad de México

Con zozobra escuché, como muchos de ustedes, la grabación que circula en redes desde el miércoles pasado, donde Huitzil Clemente, representante en el Consejo Universitario (CU) del sector administrativo, técnico y manual del plantel SLT, explica cómo fue que se “negociaron” los votos del CU para que Galdino Morán lograra el triunfo en la sesión que se vio interrumpida el 8 de mayo de 2018 para elegir rector/a de la UACM.

Clemente, en la grabación que dura más de veinte minutos, describe y nombra a los estudiantes y trabajadores que participaron en esta fraudulenta toma de la rectoría. Dichos estudiantes y trabajadores durante la sesión del Consejo Universitario para elegir rector/a se dedicaron a amedrentar a la comunidad participante, principalmente a quienes nos postulamos como candidatas a la rectoría, contratando gente externa para intimidar y evitar que se volviera a tomar la sesión y para poder, así, concluir un proceso que había sido democrático y participativo hasta el momento en que Galdino Morán se auto determinó como rector de nuestra casa de estudios.

En mi calidad de profesora-investigadora de la UACM y, especialmente como excandidata a rectora, denuncié las prácticas porriles de nuestra casa de estudios, como se puede observar en el texto que leí, titulado “Por una UACM sin condición”, el 8 de mayo de 2018 en la sesión de elección de rector/a, donde afirmo:

En una universidad sin condición tampoco se acarrean ni se compran estudiantes, docentes o administrativos para que ocupen un puesto de representación universitaria y/o voten a modo; especialmente en una universidad como la nuestra, donde partimos de un principio democrático deliberativo, es decir, nominal y razonado, como esta elección a la que ahora estamos convocados. El porrismo, dispositivo de seguridad empleado por los gobiernos priístas, no debe tener cabida en la UACM si nos apegamos a sus principios, pero desafortunadamente es lo que ha corroído nuestros órganos de gobierno en diferentes momentos y en distintos niveles, especialmente con la administración saliente. Consejeros, consejeras, no permitamos que la intimidación entre nosotros se convierta en nuestra norma. Estamos a tiempo de revertir este rumbo corporativista.[1]

En función de lo anterior, le solicito a Galdino Morán, a Hutzil Clemente, a los consejeros universitarios, a los grupos políticos y estudiantiles, y a todos los cómplice de este fraude, que declinen de sus puestos ganados con el tráfico de influencias, para poder reponer el proceso de elección de rector/a de nuestra casa de estudios.

Atentamente,

Dra. Roxana Rodríguez Ortiz

Profesora investigadora de Filosofía e Historia de las Ideas

Universidad Autónoma de la Ciudad de México

Nada humano me es ajeno


[1]Véase el texto en el link: https://roxanarodriguezortiz.com/2018/05/08/por-una-uacm-sin-condicion/

La frontera de Tijuana colapsó. Crónica de un cruce anunciado (y orquestado)

Ayer la frontera del norte de México colapsó, lo que avizorábamos como una posibilidad se hizo realidad, unos cientos de personas (convocados a una marcha para presionar al país vecino la solicitud de asilo), dicen los medios de comunicación, aunque defensores de derechos humanos que estuvieron ahí afirman que fueron unas decenas de provocadores quienes decidieron cruzar la frontera de México-Estados Unidos a plena luz de día. La respuesta de la policía nacional no se hizo esperar, como tampoco de la border patrol. ¿Quién se beneficia con este acontecimiento? Varios. Especialmente la administración de AMLO.

Llevamos días leyendo en diversos periódicos la posibilidad de que acuerden un “plan Marshall” a la mexicana y parece que hoy se hizo realidad. Es evidente que la siguiente administración necesita mano de obra barata para echar a andar su economía, mientras el INM aprovecha para deportar a algunos cientos.

Considero que la política migratoria del siguiente sexenio ya quedó trazada: estamos de cara a una selección de empleo temporal, donde México se puede convertir en el contratista número uno de Centroamérica. No es casualidad la manera en cómo llegamos a esta desafortunada situación, donde quienes quedan en medio son las personas migrantes y sus familias. A continuación realizo un resumen (de un texto más largo) donde expongo cómo se fue tejiendo este escenario desde hace seis años:

Hacer el recuento y la proyección de seis años de la política migratoria y fronteriza del país es un reto ininteligible, especialmente durante este sexenio que termina y cuya administración no se caracterizó por ser omisa del fenómeno migratorio ni del fenómeno fronterizo, como tampoco se hizo responsable de los derechos de las personas migrantes retornadas (mexicanos deportados) o en tránsito (centroamericanos).

No fue una administración omisa porque desde un inicio se observó el rumbo que tomaría el gobierno de Enrique Peña Nieto, en concordancia con los acuerdos previos ya existentes con Estados Unidos, específicamente el Plan Puebla Panamá, que culminan con el Programa Frontera Sur (2014) y el programa del tercer país seguro (que se puso en marcha especialmente con el éxodo centroamericano de 2018); es decir, el gobierno federal le apostó una vez más por la seguridad nacional y no por la seguridad humana.

La administración de Peña Nieto no se hizo responsable de los derechos de las personas migrantes, a pesar de que se realizaron varios ejercicios para sentar las bases de la operación de la política migratoria orientada por el marco amplio de los derechos humanos, desde la redacción del objetivo 5.4 Velar por los intereses de los mexicanos en el extranjero y proteger los derechos de los extranjeros en el territorio nacional, de la meta nacional número 5 “México con responsabilidad global”,del Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018.[i]

En este sentido, la administración federal atendió dos rumbos distintos, disimiles en algunos casos, que le dieron lugar a la política de tercer país seguro: por un lado, el de la política exterior, liderado por el lobby con Estados Unidos, que condicionaba y pagaba para externalizar la frontera del norte al sur de México; por el otro, el de la política interior, donde las organizaciones de la sociedad civil y la academia encabezábamos la redacción de la política migratoria e impulsábamos para que se llevara a buen puerto, mediante un puntal esfuerzo de incidencia en política pública desde el inicio de la administración de Peña Nieto.

El resultado de este binomio de política pública se observa en mayor persecución, criminalización, y deportación de las personas migrantes, a partir de la entrada en vigor del Programa Frontera Sur; a su vez, en un aumento en la solicitud de refugio en México de las personas migrantes, derivado de la implementación del programa de tercer país seguro.

Durante seis años fuimos testigos de la conformación de una política migratoria supeditada a las necesidades del vecino del norte, basada en la externalización de fronteras y la implementación del tercer país, como se puede observar actualmente con el éxodo centroamericano. La primera caravana que salió de Honduras el 13 de octubre contaba con unas tres mil personas a las que se fueron sumando otras miles que han cruzado por la frontera vertical en que se ha convertido México.

En Tapachula, primer filtro de esta frontera vertical, la COMAR recibió 3,230 solicitudes de refugio, de acuerdo al informe del 6 de noviembre de 2018, y de esas solicitudes, les entregaron un documento provisional de visitante a 2,697 personas “para que puedan trabajar o realizar actividades remuneradas en territorio mexicano, en tanto reciben una resolución definitiva de la COMAR”.[ii]

En Tijuana, donde ahora se encuentra varado el éxodo centroamericano, más de siete mil personas en espera de poder solicitar asilo en Estados Unidos, se observan cuatro situaciones distintas: la xenofobia de algunos habitantes de Tijuana; la incapacidad o falta de voluntad del gobierno para atender las demandas de las personas migrantes; la securitización de la frontera por parte de Trump; la desinformación y desorganización de los propios integrantes del éxodo centroamericano.

Con este escenario inicia el sexenio Andrés Manuel López Obrador, quien tiene (todavía) la oportunidad de sumar a la redacción del Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024 lo que se quedó en papel (y revertir este lamentable escenario en nuestras fronteras), especialmente lo que se establece en el Programa Especial de Migración 2014-2018, y, en particular, una política fronteriza clara que no sea la de externalizar fronteras y con la que se puedan contravenir los indices de criminalización-persecución-deportación de las personas migrantes que desencadenó el Programa Frontera Sur ; así como evitar que la burbuja de la xenofobia siga en aumento en el resto del país.

Como lo dije al principio, es un reto describir lo que fue este sexenio en materia de política migratoria, especialmente cuando la cantidad de personas migrantes ha aumentado considerablemente en todo el mundo y cuando la política que ha destacado es la de securitizar las fronteras (borderizar), situación que evidentemente no cambiará, como se observa en Europa y en América, en un contexto mundial que sigue criminalizando la movilidad humana bajo la consolidación de los gobiernos de derecha.

También es un reto proyectar la política publica en materia migratoria y fronteriza del país basada en garantizar los derechos humanos de las personas que migran, sean nacionales o no, por ello propongo dos acciones muy puntuales que deben aparecer en la redacción del Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024:

1. El PEM debe continuar en el sexenio de Andrés Manuel López Obrador sin duda alguna, pero lo central es preguntarnos en qué medida debe cambiarse para transformarse en una herramienta de una política pública que garantice los derechos humanos de las personas migrantes en general. 

2. Redactar una política fronteriza clara, armonizada con las leyes vigentes para garantizar un grado de mejora en la percepción de las condiciones de vida de las comunidades en zonas de convivencia fronteriza y en particular de quienes se encuentran en limbo administrativo (derivado del operativo del tercer país seguro) entre que se les reconoce como visitante temporal y la COMAR emite una resolución definitiva de su situación jurídica en el país.


[i]El Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018 contempla cinco metas nacionales: 1 – México en Paz, 2 – México Incluyente, 3 – México con Educación de Calidad, 4 – México Próspero y 5 – México con Responsabilidad Global asociadas a tres estrategias transversales: democratizar la productividad; gobierno cercano y moderno y perspectiva de género. Véase el siguiente link: http://pnd.gob.mx(fecha de consulta: 22 de septiembre de 2018).

[ii]Véase el comunicado en el siguiente link: https://www.gob.mx/segob/prensa/tramita-comar-mas-de-tres-mil-solicitudes-de-refugio-de-integrantes-de-caravana?idiom=es(fecha de consulta: 23 de noviembre de 2018).