[…] nombré el poema 27 de Poética de un sabático, “Tijuana no deja de sorprenderme”, donde hago varias referencias a una ciudad que me […]